1984, de George Orwell

Ideologías similares al sistema político de la novela

1984_redimensionar.jpg

En este trabajo voy a analizar las similitudes que he encontrado durante mi lectura de la novela entre los aspectos del sistema politico de la misma y las ideologías similares que existen y/o existieron en el mundo real. Sin ninguna duda, las ideologías que más se acercan o que reflejan el sistema político de la novela son los gobiernos autoritarios y dictatoriales.

Orwell conoció las dictaduras muy bien, puesto que vivió una época de la historia muy agitada y eso queda claramente reflejado en la antiutopía que nos muestra en la novela. El autoritarismo es un sistema de Gobierno donde todas las actividades sociales, políticas, económicas, intelectuales, culturales y espirituales (recogidos en la novela en el Ministerio de la Verdad, de la Paz y del Amor) se hallan sometidas a los fines de los dirigentes y de la ideología inspiradora del Estado.

Al igual que en la novela en la figura del “Gran Hermano”, el Estado autoritario está dirigido por un partido político, que encarna una ideología que dice tener la autoridad universal y no permite ninguna discrepancia de lealtad o conciencia.

En un régimen totalitario, los miembros del partido en el poder se convierten en la élite de la nación. La sociedad está sujeta a una organización jerárquica en la que cada individuo es responsable ante otro que ostenta un puesto de mayor autoridad con la única excepción del jefe supremo (“Gran Hermano”), que no rinde cuentas a nadie. Todas las agrupaciones sociales no gubernamentales (como podría ser la “Hermandad” en la novela) son destruidas en su totalidad o coordinadas para que cumplan los fines del partido y del Estado.

En la novela las noticias, espectáculos, educación y bellas artes estaban instaladas en el Ministerio de la Verdad. Gracias al monopolio de los medios de comunicación, el partido en el poder y el gobierno se hallan en posesión de todos los canales que el pueblo utiliza para recibir información, consejo y orientación. Todos los periódicos, revistas, libros, además de la radio, la televisión, el teatro y el cine están controlados y dirigidos desde el poder. En todos los medios de comunicación se impone la línea del partido, la interpretación que el partido hace de los acontecimientos, por medio de la censura.

En la sociedad de la novela, para controlar a las personas existen múltiples cosas como las telepantallas, la policía del pensamiento, etc. Ésta última se podría comparar con la policía secreta de los gobiernos autocráticos. La policía secreta de los gobiernos totalitarios emplea las teorías y técnicas de detección científica del crimen y de la psicología moderna. Se vale de instituciones y elementos como el campo de concentración, los juicios manipulados y las confesiones públicas para extender el temor por todo el Estado en el que rige. Uno de los peligros inherentes al sistema totalitario es la posibilidad de que la propia policía secreta se haga con el control interno del partido.

El control de la economía permite al Estado autoritario explotar a su población en aras de la conquista de territorios extranjeros y la revolución mundial. El tipo totalitario de economía posibilita al aparato de Estado el control de los trabajadores y los hace dependientes del gobierno. Sin permiso de trabajo nadie puede obtener un empleo y puede ser retirado por acciones tales como la no conformidad con malas condiciones de trabajo. Por todo esto los trabajadores de un régimen totalitario reciben a veces el nombre de esclavos del Estado. Esto se puede trasladar a la novela en el trabajo que hace Winston en el Ministerio de la Verdad.

En mi opinión, esta novela, da una visión futurista de lo que puede suceder, pretendiendo avisar que el egoísmo e intolerancia del ser humano es grandísima, sólo por el dominio hacia los demás. Quiere evitar que estoas sistemas que ya controlan las leyes, el comercio, los empleos, etc., acaben por controlar al vida privada de la gente e incluso sus pensamientos. Creo que el mundo creado por Orwell es horrible e inimaginable en la vida real y cotidiana. El no poder gozar de la libertad, ya no sólo de acciones, sino de pensamientos, es algo que hemos de evitar que suceda a toda costa.

Cada persona tiene una moral, una forma de pensar, una forma de vida determinada, y no se le puede obligar a cambiarla, ya que no sólo se está violando el derecho a la intimidad sino el derecho a la libertad de expresión, de moral, etc. Si bien la fecha en la que se situaba este hipotético futuro ya pertenece al pasado, creo que es de agradecer a Orwell el habernos mostrado el futuro posible del presente, aunque ojalá se equivoque.

Explore posts in the same categories: Classwork

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: