CARICATURAS DE NOSOTROS MISMOS

1173971351_f.jpg

Me encanta la forma en que se tratan en algunas historias los personajes que padecen algún tipo de conducta obsesiva. Personajes que estando siempre al borde de la locura, demuestran una envidiable lucidez. Hay algo sobrenatural en el modo en que esa gente percibe el mundo.

Aunque sean personajes histriónicos y se comporten de una manera un tanto enfermiza, su actitud puede llegar a ser comprensible. Hasta pueden terminar resultando lógicos dentro de los límites de los patrones que se ven mentalmente obligados a seguir.

En el fondo, nos llaman la atención porque a pesar de que nos diferencie de ellos que no llevemos nuestras obsesiones al extremo, nos une que todos hemos sentido algún tipo de fascinación hacia algo, o hemos padecido un trauma que de no haber superado podría habernos llevado a un estado similar.

Miles de páginas novelísticas, cientos de guiones cinematográficos y otras tantas obras teatrales han sido protagonizadas por personajes cómo estos:

Teatro: Equus de Peter Shaffer.

Alan Strang (Daniel Radcliffe en la imagen): Un jovencísimo empleado de unas cuadras que dejó ciegos a seis caballos con un pico de casco en un establo de Hampshire, Inglaterra. La justicia le pone en manos de un psiquiatra que descubre en él una rara enfermedad mental, derivada de una extraña devoción religiosa inculcada por su madre, que busca a Dios a través del espíritu de Equus.
Por ello, Alan desarrolla un patológico amor por los caballos, que lo lleva a montarlos desnudo aprovechando la oscuridad de la noche y llegando a alcanzar una unión tan mística que lo lleva al orgasmo.

Literatura: El perfume: Historia de un asesino de Patrick Süskind

Jean-Baptiste Grenouille (interpretado por Ben Whishaw en la adaptación cinematográfica): Un extraño joven nacido en el siglo XVIII en París, cuyo desarrollado sentido del olfato y la carencia inexplicable de un olor personal lo aísla de la sociedad.
Obsesionado con ese universo plagado de sensaciones que solo él es capaz de percibir, su único objetivo en la vida se convierte en la preservación del aroma perfecto: proveniente de la piel de jóvenes y hermosas vírgenes.

Cine: The Dark Knight de Christopher Nolan (secuela de Batman Begins, que es por cierto la primera película del hombre-murciélago que no lleva su nombre en el título).

Harvey Dent (Aaron Eckhart): A raíz de los abusos de violencia sufrida en su infancia, el fiscal del distrito de Gotham creció con una psique torturada, que desembocó en un trastorno de bipolaridad que conseguía mantener a raya con ayuda psiquiátrica. Hasta que tras un incidente, la mitad izquierda de su cara quedó horriblemente desfigurada, dejando la otra mitad intacta.
La desfiguración rompe el sello de su desorden de personalidad múltiple latente y desde ese momento Harvey desarrolla una obsesión por la dualidad y el número dos. Su mentalidad queda tan dividida que ha de usar un dólar de plata lanzado al aire para tomar todas sus decisiones. Es incapaz de abandonar la moneda, pues cada cara representa las mitades contradictorias de su personalidad.

A todos nos atraen las historias de estas personas que dan rienda suelta a sus demonios internos, porque entendemos que la compasión y la crueldad pueden vivir mano a mano en un mismo cuerpo. Y sabemos que en determinadas ocasiones, todos somos capaces de cualquier cosa.

¡¡ Un saludo!!

P.D.: El cartel de “Equus” me ha parecido tan original como el de “Paris, Je t’ aime”, deberían existir premios para la gente que se encarga de estas cosas (si es que no existe ya).

Explore posts in the same categories: Littera, Personal

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: